¿Qué recortes tiene que hacer España para cumplir las exigencias de la UE?

España lleva ya unos 300 días sin gobierno, y aunque la economía parece ir mejor que cuando el país tiene gobierno, la UE no está muy contenta con la situación, algo que se debe a que está pidiendo nuevos recortes a España, para que alcance los objetivos de déficit prometidos.

deuda

España no ha cumplido los objetivos de déficit

Que España no cumpla con los objetivos de déficit marcados por la UE es algo que no debería sorprender a nadie, algo a lo que deberían estar acostumbrados en la UE, pues es lo que siempre hace nuestro país, comandando en este caso por Rajoy.

La UE había pedido a España que en estas fechas el déficit estuviese en un 3,1, una cifra que se debería haber alcanzado ya con el nuevo presupuesto, el cual no existe al no haber gobierno, de manera que se ha prorrogado el anterior.

En realidad, el déficit español ahora mismo es del 3,6%, de forma que la UE pide a España un nuevo recorte, que en esta ocasión será de 5.000 millones de euros, un recorte con el cual se encontrará el nuevo gobierno, que todo indica que puede ser de nuevo de Rajoy, a finales de este mes si el escenario de abstención del PSOE se cumple.

De no ser así, parece que la UE esta vez sí que está dispuesta a sancionar a España, sanción que ya ha perdonado a cambio de que en 2017 se cumplan los objetivos de una vez por todas.

¿De dónde puede recortar el nuevo gobierno?

Lo cierto es que el nuevo gobierno lo tiene complicado, pues ya ha recortado mucho en los últimos cuatro años, lo que ha hecho que los ánimos estén caldeados en algunos sectores, tanto de la población como de los funcionarios.

Se podría recortar fácilmente, sin afectar para nada a la vida de los ciudadanos, en duplicidades de las administraciones públicas, en organismos públicos, mejorando los precios incesto de los proveedores del Estado, pero la verdad es que eso no interesa a ningún partido político, pues es ahí donde tienen a miles de enchufados que viven a costa de nuestros impuestos.

De este modo, parece que las empresas pueden ser las más afectadas, sobre todo las más pequeñas que son las que pagan impuestos, con una nueva subida del impuesto de sociedades, y que de nuevo los pensionistas tendrán que sufrir en sus carnes la pérdida de su poder adquisitivo, en forma de subidas ridículas o de la falta de subidas.

Se espera un invierno convulso

Si sumamos los recortes con la incertidumbre sobre la compra de deuda pública por parte del BCE en enero, lo cierto es que se espera un invierno convulso en lo económico y en lo político, puesto que Bruselas pide recortes, pero España no puede porno aguantarlos más, ya que los cuatro años de austeridad han dejado a un país destrozado, con un tanto por ciento de la población bastante elevado sumido en la pobreza.

De esta manera, habrá que ver cómo reacciona la población a los nuevos recortes, más si los hace el gobierno de Rajoy, gobierno del PP, partido que ha demostrado ser un pozo negro de corrupción, con innumerables causas judiciales abiertas por toda maduras España, debido a que se han estado apropiando del dinero de todos los españoles para beneficio propio, como han demostrado en tramas como la de la Gurtel.

 

¿Qué ocurre con la deuda pública en España?

Si sigues la actualidad política o económica en España, estarás ya cansado de escuchar todo tipo de discursos alrededor de la deuda pública, discursos en los que todo el mundo tiene soluciones, las cuales nunca se aplican.

Por eso, vamos a tratar de explicar de forma sencilla que ha pasado con el aumento de la deuda pública en España.

deuda

Tras la burbuja inmobiliaria la deuda sube de manera exponencial

Durante los años de burbuja inmobiliaria el dinero corría por el país como el agua de la lluvia por un río, aunque lo cierto es que no era dinero de verdad, pues todo provenía de la deuda. A pesar de ello, este dinero generaba ingresos en forma de impuestos, que llenaban las arcas del Estado.

En el 2007, de repente, la burbuja pincha y el dinero deja de aflorar, de manera que a la administración no le queda más remedio que pedir y pedir prestado, para poder financiarse, o lo que es lo mismo, para tener dinero con el cual pagar a los médicos, policías, poder mantener los ayuntamientos, los hospitales o pagar las pensiones.

Este problema de deuda llega a su cénit con Zapatero, tanto que sube la “prima de riesgo”, o dicho de otra manera, como todo el mundo hentai cree que España no va a poder devolver lo prestado, se lo prestan a un interés enorme, lo que acaba con el cambio de la Constitución por la vía rápida, impuesta por Europa y Estados Unidos.

Llega Rajoy y promete reducir la deuda

Rajoy llega al poder debido a la gestión desastrosa de Zapatero, que deja al país en quiebra técnica, prometiendo austeridad y recortar la deuda. Para ello hay que hacer algunos sacrificios, nos dice, aunque sin tocar los servicios básicos.

Los recortes llegan, sobre todo a los servicios básicos, y a pesar de que son fuertes en algunos sectores, la deuda sigue creciendo, de manera que en el anterior gobierno de Rajoy lo ha hecho más que en todos los gobiernos anteriores juntos.

De esta manera, nos videos de maduras metemos en la crisis del euro, con Europa asustada, ya que si España quiebra la UE desaparece, pues no es posible un rescate total de España, al ser la cuarta economía de la zona, demasiado grande para un rescate a la griega.

El Banco Central Europeo llega para salvarnos

En esta situación, entra en escena el Banco Central Europeo, que se pone a comprar deuda soberana, entre la que está la deuda española, sin parar, casi a lo loco. De hecho, ahora mismo hay sospechas de que incluso le está comprando deuda a grandes empresas españolas.

De esta manera, ahora mismo España se está manteniendo de forma artificial. Economistas como Roberto Centeno, calculan que el BCE inyecta a nuestro país alrededor de 5.000 millones de euros semanales, algo que permite que el país funcione con normalidad.

Parece que esta ayuda del BCE puede llegar a su fin a principios de 2017, en el mes de enero, por lo que la economía española se enfrenta a una encrucijada, pues  a pesar de las declaraciones del gobierno en funciones, sobre el impresionante crecimiento de nuestra economía, la realidad es que España es un  país quebrado que ha perdido toda su soberanía, al depender de fuerzas externas, como son la UE y el BCE para poder funcionar día a día  con normalidad.